Consejos esenciales para mantener vivo tu Kokedama

la palabra japonesa kokedama se traduce al inglés como «bola de musgo», y esa simplicidad es la esencia misma de esta elegante forma de arte de jardín. Como complemento de la práctica del bonsái, el kokedama es un tipo de kusamono: una planta ornamental destinada a exhibirse por sí sola, que no debe confundirse con shitakusa, que es una planta destinada a verse como un complemento directo de un bonsái.

Esencialmente, es una bola de barro cubierta de musgo y plantada con uno o varios ejemplares. El kokedama se suspende de una cuerda, se monta en un trozo de madera flotante o corteza, o se coloca en un plato poco profundo. Tradicionalmente, esta antigua práctica se basa en la recolección de materiales silvestres como hierbas y musgo vivo para evocar una sensación de estación y medio ambiente. Pero es fácil para el típico jardinero hogareño tomar atajos y replicar la estética sin tener que adentrarse en la naturaleza. ¡A menos que eso sea lo tuyo, y en ese caso, busca comida (éticamente)!

Una colección de más de un kokedama colgante se conoce como un jardín de cuerdas japonés. Estos jardines colgantes caprichosos y que ahorran espacio son fáciles de crear y cuidar, y son una impresionante obra de arte viviente para su hogar.

Lo que necesitarás para hacer un jardín inspirado en kokedama:

  • Algunas plantas de interior pequeñas (o plantas silvestres forrajeras) de su elección
  • Akadama (tierra para macetas de bonsái)
  • turba
  • Hojas de musgo secas y decorativas (o pedazos de musgo vivo, si intentas ser tradicional)
  • Un pequeño cuadrado de tela de barrera contra las malas hierbas para cada planta (lo suficientemente grande como para rodear la bola de barro terminada) (omita este paso si está tratando de construir un kokedama muy tradicional)
  • Hilo de algodón fino
  • cordel de nailon, si quieres darle un toque de color; yute o cordel de embalaje, si buscas una estética más tradicional
  • Tijeras

Al igual que con la mayoría de los proyectos de jardinería, hay ciertos pasos clave a seguir para garantizar que su kokedama no solo sobreviva, sino que también prospere.

1. Comience con el suelo correcto

El elemento más fundamental de kokedama es su bola de tierra: forma y función, todo enrollado en una pequeña esfera de barro. El truco para esto es usar la combinación correcta: una proporción de 7:3 de tierra de turba y tierra de akadama o bonsái (disponible en la mayoría de los centros de jardinería). Después de mezclar bien estos dos materiales, agregue agua lentamente y cree un lodo similar a una pasta, que luego se puede formar en una bola. Si tiene la combinación adecuada de tierra y humedad, conservará su forma, casi como la arcilla.

2. Elige la planta adecuada

El jardinero hogareño promedio tendrá el mayor éxito con las plantas de interior y las plantas tolerantes a la sombra para su kokedama. Comience con plantas pequeñas y saludables. Algunos para probar:

  • musgos
  • helechos
  • pastos tolerantes a la sombra
  • hiedra
  • potos
  • begonias
  • violeta africana
  • helecho cuerno de ciervo
  • helecho espárrago
  • filodendro
  • planta de lunares

Justo antes de comenzar su proyecto de kokedama, elimine suavemente el exceso de suciedad del paquete de raíces de la planta aflojando con los dedos.

3. Remoja tu musgo

Sumerge por completo el musgo seco en agua y luego escúrrelo para que quede agradable y húmedo. Incluso si usa musgo vivo, es una buena idea remojarlo. Use una pequeña sección de musgo húmedo para envolver cómodamente las raíces expuestas de la planta. Envuelva suavemente con hilo de algodón para fijar; esto eventualmente se biodegradará. Deja el resto del musgo húmedo a un lado.

4. Engañar al sistema

A continuación, cree con cuidado un pozo en la parte superior de su bola de barro para acomodar el paquete de raíces de la planta envuelto en musgo. Si te cuesta mantener la pelota unida o descubres que necesitas más tierra, tal vez quieras cortar un pequeño cuadrado de tela protectora contra las malas hierbas y usarlo para crear un saco que mantenga toda la pelota unida. No es la forma tradicional de crear kokedama, pero simplifica y ordena las cosas. Ate el saco con un poco de cordel en la base de la planta, luego corte con cuidado los extremos sueltos de la barrera contra las malas hierbas.

5. Envuélvelo

Seleccione segmentos grandes de su hoja de musgo húmedo y presiónelos alrededor de la bola de su planta, cubriendo completamente la tierra y/o la maleza. Comience envolviendo hilo de nailon alrededor de la bola de musgo una vez y haga un nudo para asegurarlo. Luego continúe envolviendo el cordel de forma cruzada alrededor de la pelota hasta que el musgo esté asegurado. Asegure el extremo con un nudo. Coloque su kokedama así en una bandeja de exhibición, o si desea colgarlo, ate tres o cuatro hilos y cuélguelo en un lugar con la exposición adecuada para la planta que eligió.

6. Empápalo

Asegúrese de mantener su kokedama bien hidratado rociándolo diariamente, especialmente si usó musgo vivo, que debe mantenerse húmedo. De vez en cuando, desmonte su kokedama y déjelo en remojo en un fregadero lleno de agua, dejándolo escurrir antes de colgarlo.

Al igual que con cualquier planta en maceta, eventualmente necesitará aumentar el tamaño de la bola de musgo para acomodar las raíces en crecimiento de la planta.

El jardinero de interior

Ver serie

  • Los 10 mejores soportes para plantas para exhibir con estilo su jardín interior
  • Los compradores de Amazon dicen que esta luz de cultivo interior de $ 35 es un «salvavidas» para las plantas durante el invierno
  • 7 hermosas macetas de interior que necesita de la nueva colección de Walmart
  • 9 Deliciosas Hierbas Que Puede Cultivar En Agua En Interiores Para Un Suministro Constante De Sabor Fresco