4 consejos para limpiar puertas corredizas de ducha

Metadescripción: La puerta de la ducha es un elemento esencial de su baño. Limpiar las puertas de la ducha no tiene por qué ser una molestia.

Con un poco de tiempo y esfuerzo, puede hacer que el suyo vuelva a brillar con algunos productos de limpieza y técnicas sencillas para elevar su baño.

Si usted es como la mayoría de las personas, limpiar las puertas de la ducha no es emocionante para usted. La cuestión es que no importa cómo se sienta sobre la limpieza de las pistas de ducha, tiene que hacerlo.

Además, una de las tareas del hogar que muchas personas hacen es mantener limpias las puertas de las duchas.

La limpieza de las pistas de ducha es excelente para mejorar la estética del baño pero, por más que lo intentemos, no nos acordamos de escurrirlas después de la ducha.

Desafortunadamente, si no sabe cómo limpiar correctamente las puertas y los rieles de la ducha, terminará con una gran cantidad de acumulación de minerales, manchas de agua dura e incluso moho.

En última instancia, limpiar las puertas de la ducha se convertirá en una tarea que te encantará odiar. Limpiar el vidrio de la ducha con regularidad puede ser una molestia, pero con los suministros y la información adecuados, el proceso no es complicado.

Si sigue los consejos que le brindamos a continuación, limpiar las duchas se convertirá en un paseo por el parque.

Suministros que necesitará para limpiar las puertas de la ducha:

– lejía, vinagre o bicarbonato de sodio

– esponjas

– Trapo de limpieza

– Un cepillo pequeño o un cepillo de dientes viejo

– Dos cubos

– limpiador

– Una escobilla de goma

– una botella de spray

Prepárese para el proceso

Antes de comenzar a limpiar las puertas de la ducha con lejía o cualquier otro líquido de limpieza, debe elegir el agente de limpieza de su elección.

Algunas personas prefieren usar lejía, mientras que otras eligen vinagre, bicarbonato de sodio o un producto de limpieza diferente para la puerta de la ducha.

Si decide utilizar soluciones comerciales para limpiar el vidrio de la ducha, debe protegerse en consecuencia, ya que muchas de ellas contienen sustancias químicas peligrosas cuyos vapores pueden causar problemas respiratorios, dolores de cabeza o reacciones alérgicas graves.

Ponte ropa vieja que no te importe que se dañe con la lejía. La limpieza de las pistas de ducha no debería ser una tarea dañina.

Tu ropa también te servirá para proteger tu cuerpo de cualquier contacto con productos químicos.

Asegúrese de tener los guantes puestos y luego proceda a llenar uno de sus baldes con agua limpia. El otro debe contener un poco de limpiador, así que asegúrate de mezclarlo con cuidado.

Si prefiere usar soluciones caseras, hay muchos elementos que puede encontrar en su cocina para ayudar con el proceso de limpieza de las puertas de la ducha.

Cosas como el vinagre y el bicarbonato de sodio regular son excelentes para limpiar los espacios de la ducha.

Cómo preparar una solución de vinagre y bicarbonato de sodio

Solución de vinagre:

En un recipiente de vidrio, vierta una taza de vinagre blanco. Para obtener mejores resultados en la limpieza de las pistas de la ducha, caliente el vinagre en el microondas y luego mezcle partes iguales de jabón para platos normal.

Solución de bicarbonato de sodio:

Vierta media taza de bicarbonato de sodio en una taza medidora grande y agregue un poco de agua para hacer una pasta.

La solución de bicarbonato de sodio es uno de los ideales limpios de puertas de ducha más populares porque elimina los malos olores en el baño.

Dichos métodos de limpieza también pueden ser útiles en el gimnasio, por ejemplo, para desinfectar el mejor equipo para deportes, que puede conocer en el experto en gimnasio.

Obtenga algo de ventilación

Antes de comenzar a limpiar las puertas de la ducha con cualquier producto químico, lejía o una solución casera, asegúrese de que el baño tenga suficiente ventilación para que no respire lejía o productos químicos que puedan causar problemas de salud.

Métete en la ducha y rocía

Una vez que haya garantizado su seguridad, es hora de comenzar a limpiar las puertas de la ducha. Frote el interior y el exterior de la puerta con una esponja y la solución de su elección.

A algunas personas les resulta más fácil poner la solución en una botella rociadora cuando limpian puertas de ducha altas.

Si no tienes una esponja, un trapo viejo también te ayudará a limpiar el vidrio de la ducha, así que asegúrate de restregar toda la suciedad de la puerta de la ducha.

Una vez que haya terminado de limpiar las puertas de la ducha, es hora de trabajar con un cepillo de dientes viejo.

Uno de los mejores consejos sobre cómo limpiar las puertas de la ducha es usar un cepillo de dientes para limpiar los rieles de las puertas de la ducha. Necesitará un esfuerzo mínimo para hacer esto, y la espuma de jabón se desprenderá rápidamente.

Enjuague su puerta y manténgala limpia

Coge el balde de agua limpia y úsalo para enjuagarte después de limpiar las duchas. Una vez limpia, obtenga un trapo seco y limpie el exceso de agua para ayudar a que la puerta de la ducha se seque.

Las puntas limpias de las puertas de ducha como las proporcionadas anteriormente necesitan una repetición constante. Aunque limpiar las puertas de la ducha no es un trabajo habitual, puedes limpiarlas para evitar que se acumule la suciedad.

Conclusión:

La limpieza de las pistas y las puertas de la ducha reflejará el aspecto del resto de su baño. Con muy poco tiempo y esfuerzo, puede transformar su puerta en el brillante accesorio que debería ser.

¿Cuál es su proceso de referencia para limpiar las puertas de la ducha? ¿Tiene algún truco para las mejores experiencias de limpieza en la ducha? Comparta sus trucos para la limpieza de la ducha con nosotros.